Pintar con pistola

Trucos para pintar con pistola

La pistola de pintar es una herramienta eléctrica que pulveriza la pintura sobre las superficies a pintar. El funcionamiento está basado en una bomba de aspiración y expulsión de alta presión.

La pistola de pintar es una herramienta eléctrica que puede ser autónoma o estar comandada por un compresor. La presión de trabajo varía según el aparto.

La pistola de pintar eléctrica es una herramienta autónoma cuya presión de trabajo varía de acuerdo a la potencia del aparato. Algunos modelos poseen distintas boquillas pulverizadoras, que se varían de acuerdo a la densidad de la pintura.

Cuentan con sistema electrónico de regulación del chorro. Permiten el uso de accesorios como alargadores flexibles para pintar suelos o techos, medidor de densidad. La pulverización se mecaniza mediante una bomba aspirante-expulsante de alta presión.

Las pistolas de aire comprimido cuentan con un compresor de aire que envía el aire a través de una manguera. Se utiliza para superficies de gran extensión y trabajos de calidad. La pulverización se hace por proyección de aire comprimido.

Cómo pintar con pistola:

La pintura con pistola consiste en la pulverización de una capa regular de pintura sobre las superficies a pintar, obteniéndose una pintura lisa y uniforme de excelente acabado.

Antes de comenzar a pintar debemos proteger la zona donde se va a pintar, empleando nylon y cinta de carretero. También protegeremos los sectores de la pieza u objeto que no vayamos a pintar, con papel y cinta de carretero.

Limpiamos la superficie a pintar para eliminar polvo, grasa, etc.
Es conveniente probar la pistola antes de comenzar a pintar, lo haremos sobre papel de periódico, para comprobar su buen funcionamiento y que no haya ninguna obstrucción. Seleccionaremos las boquillas que se adecuen al tipo de pintura que usaremos.

Trucos para pintar con pistola

 

Es necesario diluir la pintura en disolvente para poder pulverizarla con la pistola de pintar.

El pulverizado debe hacerse con la pistola en posición vertical, directamente sobre la superficie, a una distancia de 25cm aproximadamente. Se desplaza la pistola de manera paralela a la superficie, con movimientos lentos y regulares, evitando brusquedades.

Se cubre completamente la superficie, aplicando al menos dos capas de pintura. En la primera capa pintaremos en sentido horizontal y en la segunda, en sentido vertical. Las franjas de pintura deben montarse unas sobre otras en un tercio de su ancho.

Debemos desplazar constantemente la pistola para evitar sectores de acumulación de pintura y goteos.

Al terminar de pintar, debemos limpiar el equipo inmediatamente para asegurar el buen funcionamiento del mismo. Para limpiar el interior de la pistola, vaciamos el recipiente y le colocamos disolvente, pulverizamos sobre periódicos, para limpiar el recipiente y las boquillas y tubos.

Luego desmontamos la boquilla y la limpiamos con un pincel mojado en disolvente.

Las pistolas para pintar son una excelente técnica para aplicar pintura en grandes superficies o en sitios complejos. Son muy fáciles de utilizar y se logran acabados sumamente prolijos. Usan mucho menos material, además de ahorrar tiempo de trabajo en comparación a los métodos convencionales de pintar.
Calificación:
reservar hoteles
Recomendamos Leer

La pintura sobre escayola nos permite obtener cualquier efecto deseado,...

Las pistolas para pintar son una excelente técnica para...
Hay diferentes técnicas para pintar porcelana, cada una...
La madera es un material natural de gran nobleza, que se...
0 Comentarios
  • No hay comentarios hasta el momento. Se el primero en comentar!

Dejar comentario
Suscribirse